El otro mapa energético de Chile - El Mercurio

11/06/2011

La primera central de energía solar de Sudamérica. Un barrio autosustentable. Una inédita planta geotérmica. Viviendas sociales ecológicas. La potencia del viento en el sur del país. Tras HidroAysén y la polémica que levantó, el debate sobre las alternativas energéticas se esparció por todo el país. Aquí mostramos algunos ejemplos que comienzan a funcionar.

Fuerza Volcánica

Chile esta ubicado en el Cordón de Fuego del Pacífico. Eso es malo: hay erupciones volcánicas. Y es bueno: existe un potencial energético que se obtiene del calor natural interno de la Tierra y que puede ser extraído y utilizado a partir del agua, gases y vapores calientes, (excluidos los hidrocarburos).

Chile cuenta con una fuente ideal de geotermia, que se calcula en un potencial de 3.350 MW, lo que es bastante alto: las plantas geotermoeléctricas del mundo suman una potencia instalada de 9.000 MW. Pese a esto, en el país aún no existe una planta de explotación de ese rubro. Hasta ahora.

El proyecto para la primera central geotérmica de Chile y de Sudamérica ya ha ingresado a evaluación ambiental y se trata de una planta de 50 MW que inyectará su energía al Sistema Interconectado del Norte Grande. Pampa Apacheta, en la comuna de Ollagüe, es la zona elegida para instalar la planta "Cerro Pabellón", a 120 kilómetros de Calama.

En otras palabras, este proyecto, impulsado por Geotérmica Del Norte, producirá en un año alrededor de 375 GWh de energía eléctrica. Eso es equivalente a la energía que produce una planta hidroeléctrica de 100 MW en el mismo período.

Tiene también beneficios ambientales: comparado a una planta a gas natural o diésel, las geotérmicas evitan la emisión de cerca de 300.000 toneladas de CO2 anuales. Ello implica reducir -en el caso de Chile- la importación de cerca de 88 mil toneladas de petróleo al año.

Este proyecto terminó la etapa de exploración profunda en diciembre de 2010 y está ahora en la tramitación ambiental. Se espera que su construcción sea a comienzos de 2012 y que entre en operación en 2014.

Ciudad del Sol

Cuando Jon Segovia, socio director de ERNC Solarpack, mencionó en su natal España que tenía ganas de venir a Chile, le dijeron que estaba loco. La idea de que una empresa del rubro fotovoltaico pudiera instalarse con éxito en nuestro país, parecía, para mediados del 2000, algo inviable. Pero tras analizar el potencial energético del territorio, el auge de nuestra economía y el orden de las instituciones, en 2008 la empresa se convirtió en la primera en su rubro en llegar al país.

En poco tiempo, esta multinacional ya acordaba con Codelco un proyecto jamás antes visto ni en Chile ni en el continente: la primera planta industrial solar de Sudamérica, una planta fotovoltaica de 1 MW de potencia (equivalente al consumo de 5.000 hogares), que abastecerá de energía eléctrica a las instalaciones de Chuquicamata.

-Dentro del uso de energía que tiene Codelco significa muy poco, pero es una vía que tendrá la minera de estar con las zapatillas atadas para cuando comience la carrera fotovoltaica. Están siendo pioneros en esto y tendrán tiempo para ir aprendiendo cómo usar y explotar más esta energía limpia -dice Segovia en su oficina con vista a la cordillera, detrás de un montón de esmog.

El proyecto, aunque en lo productivo es muy pequeño, ha captado la atención en el extranjero por estar en uno de los territorios con más alta radiación del planeta y porque Calama Solar 3 -así se llama- será la primera instalación fotovoltaica en el mundo que se construye sin subsidio estatal. Esto significará un hito en la evolución de la energía solar, porque derribará aquel viejo cuento de que las energías renovables no convencionales (ERNC) son muy caras y necesitan de ayuda externa. Segovia explica que, gracias a una gran reducción de los costos en los paneles solares, el negocio es mucho más accesible.

Por ahora, el proyecto ya pasó la aprobación medioambiental y se espera que su construcción -cuya instalación es poco invasiva, no requiere trabajar el terreno previamente y contará con la guía de especialistas extranjeros y mano de obra local- comience a fines del 2011.

Barrio Sustentable

El terremoto de febrero de 2010 trajo varios traumas y consecuencias. Las zonas rurales de nuestro país que estaban en el perímetro de las ondas sísmicas se remecieron hasta que el adobe y las tablas de madera no resistieron más. Así, quedó para el Gobierno una tarea mucho mayor que levantar la moral tras la catástrofe: la reconstrucción.

Dentro de ese plan, la Fundación Chile logró que se aceptara uno de sus proyectos ideados para las comunidades rurales afectadas por el sismo. En la Sexta Región, en la comuna de Peralillo, pronto se construirá la primera ecovilla del país.

Existen actualmente comunidades que aplican ciertos métodos ecológicos, pero este es diferente: para acercarse a su objetivo de sustentabilidad, esta ecovilla incentivará un estilo de vida con bajo impacto ambiental y generará eficiencia energética y el uso de energías renovables. Se construirá en armonía con la naturaleza, habrá capacitaciones a sus habitantes en nuevas tecnologías y oficios verdes y se potenciará la integración social a través de actividades comunitarias. Además, contará con herramientas para ahorrar agua, reciclar residuos y asegurar la calidad del ambiente habitacional en lo acústico, lumínico y térmico.

El proyecto fue presentado al alcalde de la zona y se eligió a una comunidad de 16 familias afectadas por el terremoto. Ellos aceptaron que sus viviendas fueran reconstruidas bajo un diseño sustentable y Fundación Chile hizo asambleas periódicas para discutir los avances y detalles de la ecovilla.

La construcción se basará en estrategias bioclimáticas, como ubicar las casas según el mejor aprovechamiento de la luz natural y potenciar la facultad térmica de los materiales y paneles solares para el calentamiento de agua.

Las casas tendrán un costo aproximado de ocho millones de pesos y se construirán a fines de 2011.

Ecología Digital

Si bien estamos lejos de tener el nivel de creación informático de Silicon Valley, en Chile se ha creado el único software del mundo que estará al servicio de la ecología y la disminución del impacto ambiental en las mineras.

Impulsado por Fundación Chile, MRisk -el nombre de este sistema de monitoreo ecológico- se preocupa de cuantificar los riesgos, mide el impacto ambiental de cada minera en la comunidad a través de datos levantados por encuestas a los habitantes de la zona y también incluye los índices de contaminación que cada empresa va generando. Si alguna de las mineras presenta cifras muy elevadas, el software comparará sus datos con las normas vigentes y alertará de cualquier anomalía.

Cerca de 15 de las 20 principales empresas productoras de la gran minería del cobre están usándolo. Codelco Salvador fue la primera minera en utilizar MRisk y Collahuasi destaca como uno de los usuarios que más utilidad ambiental le dan a este software que se lanzó hace dos años.

Viviendas Sociales Ecológicas

Hay un plan piloto: en Lo Prado se desarrollan dos proyectos de viviendas sociales del Serviu con tecnologías asociadas a recursos renovables.

Aquí se incorpora el agua caliente por medio de colectores de agua con acumulación de energía solar para cada uno de los departamentos de los dos condominios (4 blocks, equivalentes a 48 departamentos). Además, está la instalación de iluminación con sistema solar en pasillos).

Esta iniciativa implicó en su primera etapa una inversión de 312.000.000 de pesos y genera ahorro en el gasto que tienen las familias por consumo de gas, y un ahorro en el gasto común de energía a nivel de comunidad por la iluminación de espacios comunes.

Este proyecto ya está en etapa de materialización en la Región de Aysén y en la del Libertador Bernardo O´Higgins. Se convertirán en las primeras viviendas sociales certificadas en la aislación térmica, aislación acústica, protección hídrica de fachadas y calidad del aire interior; lo que a su vez las convierte en las primeras viviendas sociales en ser ideadas con la misión de ayudar al medio ambiente y aminorar el consumo energético.

Se espera que haya un ahorro en el consumo de energía en calefacción en al menos 30 por ciento.

Chile Eólico

Desde que en octubre de 2006 se aprobó la construcción del proyecto Canela I, que constaba de seis aerogeneradores y una capacidad instalada de 9,9 MW, varias empresas sintieron más confianza en las posibilidades de generar plantas eólicas en Chile.

El viento chileno es un potencial energético, sobre todo en la isla de Chiloé o en el extremo sur. Sin embargo, aquella lejanía de los vientos más fuertes del mundo y los costos de instalación de este tipo de plantas hacen que la energía eólica tenga ciertos inconvenientes en Chile.

Entre las plantas que actualmente están en carpeta o ya han iniciado su implementación, se encuentra El Parque Eólico El Totoral, de la empresa Norvind y la constructora Skanska. Contempla la instalación de 27 aerogeneradores y una inversión de US$ 140 millones, más una potencia instalada de 46 MW para abastecer a unos 50.000 hogares.

Otro ejemplo es la Planta Collipulli, un parque eólico de la empresa española Ener Renova que tendrá una capacidad de 50 MW y inversión estimada de 108 millones de dólares. Incluye la instalación de 24 aerogeneradores distribuidos en el sector rural de El Salto y fue aprobado en agosto de 2010.

Tanto Ecopower como la empresa Eólica Tablaruca tienen planificados distintos proyectos de parques eólicos en la isla grande de Chiloé. Tablaruca pretende alcanzar una productividad energética de 100 MW.

Fuente:
http://www.mer.cl/modulos/busqueda/searchleft_canales_new.asp?idnoticia=C73741520110611&pagina=1&variable=casa&strFechaDesde=&strFechaHasta=

No hay comentarios.: