El energético Amory Lovins en Chile - El Divisadero

Por Peter Hartmann Director CODEFF Aisén, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida.
30/11/2011

Interesante y reveladoras, es lo menos que se podría calificar la información y conocimientos que transmitió Amory Lovins, el máximo exponente de la innovación energética mundial, en sus conferencias en Santiago y Coyhaique. Eso, aparte de reconfirmar antecedentes que de a poco habíamos aprendido sobre el críptico mundo energético, y también, de sorprendernos con varias novedades. Novedades de esas que uno suele preguntarse ¿Por qué es que esa información tan importante no fluye y es pública como debiese, democratizando este importante servicio y permitiendo una mayor competividad? Y es que los intereses involucrados, por lo visto, son gigantescos y a esos intereses lo que menos les interesa es el consumidor y el interés ciudadano y nacional.

De los temas tratados por Lovins; “La Reinvencion del Fuego”, trata de la necesidad urgente del cambio mundial desde los combustibles fósiles hacia la eficiencia energética y las energías renovables. La dependencia del petróleo implicará cada vez mayor volatilidad económica, impuestos y gastos militares. La mayor parte de ese petróleo se consume por automóviles, industria en que asoma una revolución con el uso de la fibra de carbono, mayor eficiencia y sistemas inteligentes, eso también en el tráfico de esos vehículos. Por otro lado, hay una fuerte tendencia hacia la eficiencia energética en edificios con nuevos estándares y apoyo gubernamental en devolución de impuestos (el Empire State en tres años amortizo su reacondicionamiento), en productos eléctricos (electrodomésticos y otros) la eficiencia ha aumentado tres a cuatro veces y en la industria dos veces. En eficiencia del uso de leña los suecos han logrado 90% de eficiencia. En esto, la oportunidad en potencial de eficiencia eléctrica es de 40% en las mineras y de tres a 5 veces en motores y refrigeración (principalmente bombas y ventiladores). Esa eficiencia y ahorro en una industria competitiva, también a nivel internacional, puede ser decisiva e implicar grandes ganancias o la ruina. Como ejemplo Lovins citó el caso de una fábrica de alambre y barras norteamericana que con 56% de eficiencia logró mantenerse competitiva y salvar 4000 puestos de trabajo.

En sistemas públicos mejorar eficiencia puede significar décadas sin tener que construir nueva generación, como sucedió en el caso de California. Eso gracias a que la eficiencia siempre es mas barata que nuevas generadoras, si le permiten competir.

En segunda prioridad en un nuevo esquema o paradigma eléctrico mundial entran la energías renovables no convencionales, ERNC, cuyo costo esta bajando vertiginosamente, llegando a ser comercialmente atractivas y aportar en el 2010 diez veces mas energía que aquella nuclear. A tanto, que el costo de capital que ya es de 4 US$, es menor al de la generación con gas en EEUU de NA. Es mas, la central solar de Chuquicamata, en el norte, tiene ya costos menores a aquellos del Sistema Interconectado del Norte Grande.

En cuanto a las oportunidades en políticas energéticas, Lovins mostró todo un “árbol” del sistema compuesto por demanda / redes / aprovisionamiento, donde existen decenas de posibilidades de escoger. Para esa tarea sugirió tomar en consideración los siguientes parámetros (tipo “prueba de la blancura”): 1. Competencia plena y justa con precios honestos, 2. Comparación simétrica de riesgos, costos y atributos, 3. Evitar favores a empresas ya establecidas, 4. Fortalecer y favorecer la innovación, 5. Fortalecer y favorecer el emprendimiento.

A propósito de oportunidades, Lovins mostró un gráfico en que el potencial eléctrico chileno en grandes generadoras hidroeléctricas y térmicas es menos del 10% que aquel de las ERNC (solar, eólica, biomasa, pequeñas hidros, geotérmicas, mareas y olas), que suma sobre los 400 mil MW. Y también dejó en claro que las nucleares ya no resisten la competencia del mercado, que los proyectos pequeños tienen riesgos financieros menores, que el cambio climático incidirá en la hidroelectricidad y que el de las ERNC y la eficiencia tiene valores sin fluctuación.

Siguiendo con la referencia a la política energética, Lovins dejo claro que la concentración del mercado, como ocurre en Chile, constituye un riesgo e impide el incentivo, ya que la justa competencia se da con operadores independientes, sin monopolios y con recompensa al ahorro y al incorporar costos sociales y ambientales a los proyectos. En todo caso, en todo esto, las anormalidades abundan en nuestro país.

Otro tema novedoso tratado fue aquel sobre seguridad en sistemas interconectados, en los cuales el 98 a 99% de los apagones se producen en la transmisión y lo peor es su centralización. Junto a mencionar entre otros riesgos aquel del terrorismo, nos sorprendió con el peligro que implican las tormentas solares, las cuales pueden quemar un sistema como ocurrió décadas atrás con los telégrafos y provocó un apagón de dos tercios del territorio estadounidense en 1929. Por esas razones, el principal crítico de los sistemas interconectados centralizados, es nada menos que el Pentágono. A su vez, Dinamarca, país que lleva la delantera en innovación energética, es un ejemplo también en sistemas de transmisión celulares. La seguridad de ese sistema me consta, ya que estando años atrás en Hamburgo, Alemania, una tormenta de nieve provocó la caída del sistema ahí, mientras los alemanes miraban con envidia y asombro como sus vecinos de más al norte seguían con electricidad como si nada. Por lo demás, las largas líneas de transmisión son de alto costo y también suelen externalizar buena parte de ellos.

Finalmente, como si fuera poco, dijo que los megaproyectos están obsoletos y que las ERNC cercanas al lugar de demanda y eficiencia ya son de menor costo.

Como corolario y de yapa, Lovins dejo en claro que una política energética no solo puede ser para el crecimiento, que la energía debe verse como un servicio, que es necesario democratizar las decisiones, que se aprecian problemas conceptuales subyacentes en el sector eléctrico nacional, que Chile debe corregir esa institucionalidad incluso como compromiso con el APEC y que es necesario involucrarse por parte de los ciudadanos para conseguir cambios.

Fuente:
http://www.eldivisadero.cl/noticias/?task=show&id=28073

No hay comentarios.: