Piñera designa a Jorge Bunster en Energía y reconoce “profundas debilidades” en matriz - DF

Ex Direcon y ex ejecutivo de empresas Copec, se convirtió en el quinto ministro de energía en dos años de gobierno.
04/04/2012

En la ceremonia de juramento, el mandatario enfatizó el desafío de lograr una matriz “más económica, segura y limpia”.

Una vez más, en medio de cuestionamientos respecto de eventuales conflictos de interés y tras uno de los episodios más complejos al interior del gabinete con la renuncia de Rodrigo Álvarez (UDI), ayer el presidente Sebastián Piñera designó al ex director general de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería (Direcon), Jorge Bunster, como nuevo ministro de Energía, transformándose así, en el quinto secretario de Estado que asume dicha cartera en dos años de administración.

Durante una breve reunión sostenida a primera hora de la mañana, el mandatario comunicó a los ministros de palacio la decisión de que Bunster, sin militancia política y con un especial bajo perfil en su gestión en la Direcon, ocupara dicha cartera. Así lo confirmó el recién asumido ministro en un punto de prensa en La Moneda luego de jurar como secretario de Estado.

Pasada las 18:00 horas y con casi todo el gabinete presente, Jorge Bunster firmó como nuevo titular de Energía en presencia del dimitido ex ministro Álvarez, quien siguió con atención las palabras del mandatario que comenzó agradeciendo “la valiosa y leal contribución del ex ministro Rodrigo Álvarez” seguido de una ovación en el salón de La Moneda.

Durante su intervención, el presidente Piñera hizo un duro diagnóstico de la situación actual en el sector. “Quiero plantearle al nuevo ministro Bunster, que en materia de energía tenemos desafíos formidables. Hemos recibido una matriz energética que tiene profundas debilidades, es demasiado cara y le resta competitividad a la economía chilena, no es lo suficientemente seguro y eso significa riesgos para la sociedad chilena, y adicionalmente, no es lo suficientemente limpia y eso también significa costos en materia de medioambiente. Por lo tanto, el desafío y a eso apunta a la estrategia que hemos diseñado para los próximos 20 años, es lograr una matriz energética más económica, más segura y más limpia”.

Al término de la ceremonia, el mandatario intercambió algunas palabras con Álvarez, quien posteriormente señaló que fue invitado por el presidente Piñera. “Estoy aquí sólo para desearle lo mejor al gobierno y por supuesto, al nuevo ministro de Energía (…) estoy muy contento, muy emocionado”, retirándose raudo de palacio.

Consultado respecto de posibles conflictos de interés, Bunster señaló que “tuve un desarrollo profesional en el sector privado, trabajé en muchas empresas, AFP, en fábricas de alimentos, compañías de seguro y Copec. Después de ese desempeño, llevo dos años trabajando en el sector público, en la Direcon, donde el tema energía es un tema importante en esas negociaciones”.

Sobre la venta de sus acciones, Bunster afirmó que “para tener mayor libertad para ejercer este cargo, cuando el Presidente de la República me lo ofreció y yo acepté, tomé la decisión de desprenderme de las acciones que yo tenía hasta ese minuto, justamente para tener la total libertad y dar una señal política inequívoca en ese sentido”.

En tanto, desde la UDI -quienes pierden un cupo dentro del gabinete- hay quienes aseguran que la designación de Bunster no afecta en nada el “equilibrio político” al interior del gabinete y lo ven como una señal de continuidad y experiencia técnica. No obstante, hay otros que señalan enfáticos que esperan que “algo haya a cambio para haber regalado una cartera”.

“No es prioridad”


La salida del ministro Álvarez de la cartera de Energía vino a confirmar un sentimiento que se aloja en el seno de la industria hace bastante tiempo: al gobierno del presidente Piñera el tema energético no le importa mucho.

Señal de ello es que en sólo dos años de gobierno, la recientemente creada cartera ya cuenta con cinco ministros a su haber. Según un alto ejecutivo de la industria, en estos 24 meses no ha habido avances en materia energética. Si la presidenta Michelle Bachelet dejó el gobierno con desafíos en materia de transmisión y generación, la situación no ha registrado avances. “Basta ver lo que ocurrió con Barrancones”, dicen por nombrar un ejemplo. Un proyecto con aprobación ambiental, fue bajado por el mismo presidente.

El tema no es menor, considerando que las mineras tienen una carpeta sobre US$ 60 mil millones en inversión para nuevos proyectos y que todos ellos demandarán energía, la que hoy no está en condiciones de ser servida considerando que no existen centrales de gran capacidad que estén siendo consideradas y las que estaban en carpeta, como Castilla, HidroAysén y energía Austral, entre otras, tienen una serie de líos judiciales que resolver. Según Francisco Aguirre, de Electroconsultores, “el drama se produce hacia 2018. En el norte chico nuestra proyección es que la demanda podría triplicarse a 2.100 MW si se desarrollan todos los proyectos mineros que están en avanzando” y hoy no existe capacidad para generar energía para esos proyectos.

En Electroconsultores afirman que “los números señalan hoy que existe del orden de 700 MW de demanda en el norte, y con la oferta actual se alcanza a cubrir eso y hay un respaldo por una cantidad similar (…), pero, ya en 2014 tenemos una duplicación de demanda en la zona, lo que hace que hacia esa año se acabe el respaldo. Eso no significa racionamiento, lo que sí sucederá es que se deberán emplear medidas de emergencia, es decir, generar con petróleo”.

Fuente:
http://www.df.cl/pinera-designa-a-jorge-bunster-en-energia-y-reconoce-profundas-debilidades-en-matriz/prontus_df/2012-04-03/215350.html

No hay comentarios.: